Alexandra Montoya explica cómo fue tener su hijo por inseminación artificial

La imitadora de voces aclara que no se inseminó porque tenga algún conflicto con los hombres.

Se está dejando el tren” “ya no fuiste mamá”, le decían hasta sus familiares a la humorista y reconocida imitadora de voces Alexandra Montoya, quien a sus 38 años aún no tenían un hijo.

Como sucede en casi todos los casos cuando la mujer llega a los 35 o 36 años y aún no es madre, la presión social y de la familia es constante ¿ya no vas a tener hijos? ¿no vas a ser mamá?. Así le pasó a la mujer de las mil voces que soñaba con ser mamá pero no encontraba el momento para serlo.

“A las mujeres entre los 15 y los 18 años nos dicen ‘ni loca vayas a quedar embarazada’, hasta los 25 años ‘estudia, viaja, disfruta la vida’ y de los 28 en adelante ‘cuando nos va a dar el niño’ y a los 35 años ‘¿vas a dejar solo al niño?'”, afirma Montoya, quien decidió ser mamá a los 40 años.

Sí, literalmente ella decidió ser mamá y mamá soltera. Alexandra quería tener un hijo y tomó la decisión de hacerlo a través de la inseminación artificial, técnica de reproducción asistida en la que se introduce el esperma por la vágina para lograr la fecundación.

Lo hizo y no porque tenga algún problema con los hombres o que no le gusten. “Las mujeres que nos inseminamos no es porque tengamos un conflicto con los hombres, a mí me encantan los hombres, creo que son el complemento ideal de las mujeres”, expresó en una entrevista para Noticias RCN.

Simplemente considera que la decisión de ser mamá es únicamente de la mujer así tenga una pareja estable o el mejor de los esposos. Por eso, pese a que no tenía una pareja estable decidió embarcarse en esta idea de ser madre soltera y comenzó a investigar sobre la inseminación artificial.

“Mi papá al principio cuando yo bordeaba los 38 y 39 años me dijo: ya vi que no me va a dar un nieto”, relata Montoya, quien para ese momento ya estaba en el proceso para quedar embarazada.

El primer proceso falló, según una columna que escribió para El Espectador, porque a ese médico solo le interesaba lo económico, mientras que cuando lo intentó por segunda vez todo fue más fácil.

“Los médicos lo llaman embarazo de alto valor social, simplemente porque es muy deseado, la mamá está sola y se hizo inseminar, razón por la que no quieren que haya riesgo sobre la madre ni el niño”, señaló a RCN.

MÁS INFORMACIÓN EN RCNRADIO.COM: https://www.rcnradio.com/entretenimiento/alexandra-montoya-explica-como-fue-tener-su-hijo-por-inseminacion-artificial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *