Los descuidos y errores de los espías rusos atrapados en Holanda ¿Ya no son tan buenos los servicios secretos de Moscú?

Los cuatro supuestos agentes rusos viajaron a Holanda con pasaportes diplomáticos.

No es difícil encontrar el sitio de partida desde el cual salió uno de los supuestos espías rusos con el objetivo de lanzar un ciberataque en La Haya (Holanda).

Alexei Morenets guardó consigo el recibo que le entregó el taxista que lo condujo hasta el aeropuerto. En la dirección registrada allí como punto inicial del trayecto, en Moscú, hay un joven soldado en uniforme que cuida la entrada.

Cuando le pregunto si se trata de una base de la agencia de inteligencia militar de Rusia (GRU), un organismo que -según Occidente- se dedica a la guerra cibernética, el soldado hace una llamada y luego me dice que abandone esas instalaciones inmediatamente. No me quedo merodeando.

Pero los supuestos cuatro agentes del GRU que fueron descubiertos en Holanda en abril pasado no solo dejaron rastros en papel, también lo hicieron en internet.

Aunque fueron detenidos y deportados hace meses, no fue sino hasta este octubre que las autoridades holandesas revelaron lo ocurrido y el gobierno de Estados Unidos anunció que presentará cargos contra esos cuatro, así como de otros tres, supuestos miembros del GRU.

La BBC descubrió que dos de los cuatro hombres detenidos mientras supuestamente intentaban hackear la red wifi de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW, por sus siglas en inglés), el ente internacional que supervisa las armas químicas, habían apuntado en documentos oficiales como su dirección la de edificios pertenecientes al ministerio de Defensa.

Uno de esos documentos es una base de datos de registro de vehículos. Luego, el equipo de Bellingcat, una web de periodismo de investigación, descubrió que hay 305 carros registrados en la misma instalación militar.

“Pudieron haber usado la dirección de sus casas pero querían tener privilegios como no tener que pagar por las multas de tránsito”, dice Alexander Gabuev del Centro Carnegie de Moscú, una institución dedicada al estudio de Rusia y de otros países de la antigua esfera soviética.

Gabuev considera que se trata de un símbolo de la existencia de “corrupción endémica”.

“Si llegas a ver la evidencia (recolectada por la inteligencia de Holanda), no importa si apoyas a no a (Vladimir) Putin, simplemente te sientes avergonzado por la incompetencia“, señala.

MÁS INFORMACIÓN EN BBCMUNDO: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-45768885

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *