El mejor móvil de 2018 es el OnePlus 6T

Si ahora mismo te tuvieras que comprar un teléfono móvil y aspiraras a tener las mejoras características con el menor número de limitaciones y sin dejarte un dineral, creo que te recomendaría el OnePlus 6T. Y por eso lo considero el mejor móvil de 2018, incluso si no es ‘el mejor’ de facto.

El OnePlus 6T no tiene mejor diseño que el Samsung Galaxy Note 9 por culpa del ‘notch’; tampoco hace mejores fotos que el Pixel 3 porque lo de Google casi es magia; y su batería no dura tanto como la del Huawei Mate 20 Pro, porque Huawei hace un mantenimiento mucho más agresivo. Pero aún así creo que es el móvil que puedo recomendar a cualquier persona y saber que quedará satisfecha.

Una de las razones es su precio. Sé que hay mucha más gente dispuesta a dejarse 250 euros en un móvil que a gastarse 500 euros, pero por esa cifra, este teléfono ofrece un rendimiento idéntico al de otros que cuestan literalmente el doble. Aunque los tres móviles citados justo arriba hacen mejores cosas, la diferencia de precio no compensa del todo.

Yo soy el primero que adora los detalles de estilo y lujo que tienen el Note 9, el Pixel 3, el Mate 20 Pro o el iPhone XS, por citar al gran teléfono entre los teléfonos; pero al final lo que el usuario busca en un móvil es una pantalla brillante, grande y nítida, una batería que dure y unos menús que vayan fluidos. Todo eso lo cumple y con creces y por mucho menos dinero el OnePlus 6T.

No creo que todos los móviles de Xiaomi, Motorola, Oppo o Huawei que cuestan menos puedan cumplir con estos tres puntos: o se quedan cortos en vida útil o van a pedales o sus pantallas no entienden los colores como mis ojos. Entiendo que algunos puedan o tengan que adaptarse a estos límites, pero son estos mismos los que definen mi elección del OnePlus 6T. Insisto en la misma idea de nuevo: este el móvil ‘más barato’ que considero que no falla en esos puntos.

No he hablado de características técnicas por el momento porque os puedo redirigir para ello al análisis que escribí hace no mucho del teléfono, pero huelga decir que su procesador, su RAM, su pantalla y su batería son de lo mejor. No así sus cámaras, que están por detrás de los móviles de alta gama. No es que el OnePlus 6T haga malas fotos, es que no hace las mejores.

Tampoco tiene carga inalámbrica, y eso que su diseño en cristal lo permitiría; ni tiene un sistema de reconocimiento facial avanzado, aunque sí incorpora uno que es muy rápido y no falla mucho, aunque no es tan seguro como el de los iPhone. Y me pone triste que no haya una entrada de auriculares tradicional, pero está claro que es la moda y hay que rendirse a ella. Salvo Samsung, todo el mundo lo ha hecho ya.

Como ‘curiosidad’, el lector de huellas dactilares está bajo la pantalla, algo que no tiene ninguno de los móviles con los que lo he comparado; pero es lento y falla a menudo. Es pronto aún para estos lectores, podrían habérselo ahorrado.

Y no quisiera acabar este texto sin citar OxygenOS, esto es, los cambios que la compañía hace sobre Android. Todo el mundo odia tener aplicaciones repetidas o feas o que ralentizan el teléfono. No es el caso de OnePlus: añade un par características que no están presentes en el Android ‘simple’ pero no se pasa de listo nunca y no cambia demasiado el diseño.

Decir que el mejor móvil de 2018 es el que no hace nada malo, pero tampoco lo hace todo mejor que los demás, puede resultar algo triste. Así están las cosas en la industria del teléfono móvil. Como con los coches, ya no hay muchos avances tecnológicos de relevancia y no hay tanta diferencia entre usar una marca u otra más allá de presumir de mejores materiales o ciertos detalles.

MÁS INFORMACIÓN EN https://www.elmundo.es/tecnologia/2018/12/20/5c1a5684fdddff317f8b4632.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *